El nuevo gobierno español y su impacto en la economía

El nuevo gobierno español y su impacto en la economía

Para nadie es un secreto que la economía española atraviesa una etapa bastante difícil. Esto se ajusta al escenario que vive toda la Unión Europea desde el comienzo de la crisis económica. Aunque ya se comienza a ver una salida de la recesión, aun no parece ser suficiente para superar los daños causados.

Para la península ibérica el optimismo duró bien poco, pues todos los pronósticos señalan que el crecimiento previsto para el presente año y el 2017 se quedarán por debajo de lo que se había vaticinado. A esto se le suma la inestabilidad gubernamental de los últimos meses y un nuevo gobierno poco popular.

 

¿Qué se puede esperar con el nuevo gobierno?

Antes de que quedara conformado el nuevo gabinete, algunos especialistas hablaban de que España aparentemente sin gobierno lo estaba haciendo bastante bien, con ligeras mejorías en factores como el PIB y la tasa de desempleo.

Pero ahora llega un gobierno que debe afrontar un altísimo déficit público. Este ha ido creciendo a un ritmo alarmante y parece no ceder: en el 2015 fueron 10 000 millones, en el 2016 rondó los 16 000 millones y para el 2017 se piensa que llegue a los 20 000 millones. Por lo que los recortes van a estar a la orden del día.

La tasa de desempleo es otro aspecto que no está disminuyendo al paso que se esperaba y con tantos recortes en el horizonte, el gobierno tendría que hacer magia para que los números mejoren. Tal y como están las cosas, el próximo año los desempleados serán el 18,9 por ciento, muy por encima de los pronósticos más optimistas.

El nuevo gobierno parece reforzar el frenazo de la economía española. Habrá crecimiento, sí; pero a un ritmo insuficiente, algo que pone a España en una posición muy delicada dentro de la Unión Europea. Pero eso es algo que solo el tiempo lo dirá.